0

Lunares

¿Qué son los lunares?

Los lunares son tumores benignos resultantes del acúmulo de las células que le dan color a la piel, llamadas melanocitos. También se denominan nevus.

¿Por qué aparecen los lunares?

Algunas personas tienen tendencia a presentar más lunares, por cuestiones genéticas. Igual que se es alto o bajo, se tiene predisposición a tener mas lunares. A veces esta característica es de tipo familiar. Todo el mundo tiene lunares, a veces hasta más de 40. La mayoría de ellos aparecen antes de los 20 años, aunque a veces aparecen en fases tardías de la vida.

¿Cómo son los lunares?

Cada lunar o nevus presentan un tipo o patrón de crecimiento diferente. Los lunares pueden mostrarse en cualquier punto de la superficie de la piel, solos o agrupados. Habitualmente se inician como una mancha o peca que progresivamente va aumentando de tamaño. Suelen ser de color marrón y de diferente tamaño. El color marrón se debe a un pigmento de la piel que nos protege de la radiación solar llamado melanina.

Con el paso del tiempo a lo largo de años, se van haciendo mayores, más excrecentes, y cada vez de color mas pálido. Esto se ve muy bien en los lunares de la cara.

¿Cómo cambian los lunares de manera natural?

Debido a la exposición solar y durante la pubertad y el embarazo los lunares pueden aumentar de tamaño, número o de pigmentación. Esto es normal, pero cuando existen cambios en un lunar conviene que lo revise un dermatólogo.

¿Cómo evitar que los lunares se malignizen?

La mejor manera de evitar el cáncer de piel y que los lunares se malignizen es evitando la exposición solar excesiva y usando crema fotoprotectora con factor de protección solar superior a 15. Los lunares presentes desde el nacimiento, también llamados nevus congénitos de tamaño superior a 10 cms y los nevus clínicamente atípicos deben de ser revisados por un dermatólogo al menos una vez al año o en caso de que presenten algún cambio clínico.

¿Qué es un nevus clínicamente atípico?

Un nevus clínicamente atípico es un lunar que presenta cambios que lo hacen sospechoso y motivan que sea visto por un dermatólogo. Estos son los signos ABCD: Asimetría, Bordes irregulares, Coloración heterogénea, y Diámetro mayor a 6 mm (como la parte de detrás de un lápiz). Otros cambios a tener en cuenta son el crecimiento excesivo en poco tiempo, el picor, dolor o sangrado. La asimetría es cuando la mitad del nevus no coincide con la otra mitad, los bordes irregulares son bordes poco definidos, parecidos a los de un mapa, y la coloración heterogénea se refiere a diferentes tonos de color, especialmente azul, negro o rojizo distribuidos de manera irregular. Otros signos de alarma no se ven, como por ejemplo, el rápido crecimiento, el picor, el dolor o el sangrado. Aparte de estos datos es muy importante examinar los lunares que son muy diferentes de los demás. A estos que son distintos se les conoce como lunares con el signo del “patito feo”.

¿Cuáles son las personas que tienen mayor riesgo de cáncer de piel?

Las personas de piel clara y ojos claros, los pelirrojos, las personas que se queman con facilidad, los que tienen familiares con cáncer de piel o melanoma y las personas que están mucho tiempo al sol. Estas personas tienen que visitar al dermatólogo con frecuencia para revisar los lunares.

¿Todas las manchas de la piel marrones son lunares?

No. Por ejemplo, en las zona expuestas al sol son muy frecuentes las pecas y léntigos solares, habitualmente pequeñas y que tienden a unirse. Otras lesiones muy frecuentes en las personas de edad media o avanzada son las queratosis seborreicas, que son parecidas a las verrugas.

¿Cómo es posible saber si un lunar es benigno o maligno?

En la mayoría de los casos, el examen clínico por un dermatólogo experto es suficiente para saber esto. En ocasiones también usamos la dermatoscopia, que es un aparato de aumento óptico para examinar los lunares en los casos dudosos. En cualquier caso el diagnóstico definitivo se realiza mediante la extirpación o biopsia y estudio al microscopio. Esto es un procedimiento frecuente en dermatología.

¿Cómo se quitan los lunares?

La mayoría de procedimientos empleados para eliminar los lunares se realizan de manera rápida y con muy poco dolor. Los lunares pueden extirparse haciendo una pequeña incisión en forma de huso y dando puntos de sutura posteriormente. Otros procedimientos son el curetaje o afeitado. En la mayoría de las ocasiones la cicatriz no se nota demasiado dependiendo esto de diferentes variables como la localización y de la tendencia personal a formar cicatrices anchas o gruesas.

Todas estas características son orientativas siendo preciso que las valore su médico para el correcto diagnóstico.

¿En que consiste la dermatoscopia digital?

En Clínica Clemente ponemos a su disposición un complejo sistema de dermatoscopia digital. Se trata de una técnica novedosa que permite realizar un análisis de los nevus más importantes del cuerpo, dejando su imagen registrada en un ordenador. De esta manera, al realizar revisiones periódicas, se puede comparar la imagen actual con la registrada previamente, detectándose así cambios mínimos que nos pueden indicar que un nevus está comenzando a malignizarse. Dado que el pronóstico del cáncer de piel está directamente relacionado con su diagnóstico y su tratamiento precoz, esta técnica permite eliminar lesiones sospechosas antes de que se malignicen, o tratar de forma muy precoz lesiones que ya se han malignizado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR