Cuidados de la piel de los niños en verano

Cuidados de la piel de los niños en verano

 

La piel de los más pequeños tiene unas características especiales que lo diferencian de la del adulto, siendo una piel mucho más fina y sensible a las agente externos.
Es por ello, que con la llegada del verano son máximas las precauciones que debemos tener para no dañar su piel y con ello evitar consecuencias negativas en un futuro.


BUENA HIDRATACION

En esta época, debido al calor intenso, se produce una mayor pérdida de agua y electrolitos a través de la piel y como consecuencia puede provocar que se deshidraten.
Es muy importante mantener la piel del bebé lo más hidratada y cuidada posible, utilizando lociones o cremas específicos para ellos. Los niños con dermatitis atópica o “pieles sensibles” deben con más motivo cuidarse especialmente, utilizando cremas hipoalergénicas o especialmente diseñadas para pieles atópicas.
También es importante hidratar al niño por dentro, por lo que hay que ofrecer agua y líquidos de forma frecuente.

 

FOTOPROTECCIÓN

En esta época del año en que las radiaciones solares son tan intensas es imprescindible proteger la delicada piel del niño bien de ellas.
En menores de 6 meses no se recomienda la exposición solar.
No sólo es necesario utilizarla cuando se expongan al sol, sino que también es necesario hacerlo cuando esten a la sombra.
Para ello existen fotoprotectores tanto físicos como químicos adaptados a la edad del niño, siempre con un SPF de 50. Se deben poner media hora antes y renovar cada dos horas.
También es recomendable el uso de gorras, sombreros y camisetas específicas que cubran en gran parte al niño cada vez que vayan a la playa o a la piscina. En este sentido son útiles las camisetas con protección UV que venden en tiendas y centros deportivos.
De una buena protección solar en la infancia dependerá que en un futuro no haya lesiones precancerígenas o cancerígenas ya que, como todos sabemos, “la piel tiene memoria”.

 

EVITAR PICADURAS

En esta época del año son muy frecuentes las picaduras por insectos. Para ello, además de ropa adecuada se pueden utilizar repelentes de insectos.
En caso de picadura se puede aplicar cremas calmantes como talco líquido u otras más específicas como los corticoides, que deben ser siempre indicados por su dermatólogo o por su pediatra.

 

Y lo más importante, ante cualquier problema de piel en su niño, no dude en consultar con un especialista.

 


 

acra



Suscríbete a nuestro blog

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter!

Introduce tu email:

Te has suscrito correctamente