Pitiriasis alba

Pitiriasis alba

¿Qué es la pitiriasis alba?

La pitiriasis alba es conocida también como dartros acromiante, dartros volante, impétigo seco o furfuráceo, o ”empeines”. Se trata de una enfermedad crónica, benigna y de origen desconocido, que afecta casi exclusivamente a niños y personas jóvenes con piel atópica (piel sensible y seca).

¿Es frecuente la pitiriasis alba?

Si bien no es un trastorno grave, la importancia de la pitiriasis alba se debe a su elevada frecuencia y a su aspecto inestético. Actualmente se acepta que más de 30% de los niños presentan pitiriasis alba como hallazgo asintomático.

¿Es importante la pitiriasis alba?

A pesar de ser una alteración benigna, es frecuente que los padres le den mucha importancia, asociándola erróneamente a falta de vitaminas, anemia o infecciones por hongos. Suele afectar a niños de ambos sexos, predominantemente en edad escolar y es una de las alteraciones de la piel más frecuentes, considerándose incluso como “normal”.

¿Por qué se produce la pitiriasis alba?

La pitiriasis alba probablemente represente un síndrome con varias causas. Las teorías al respecto son múltiples, aunque no existen estudios sistemáticos que las sustenten.

En los países desarrollados se considera que la pitiriasis alba es una manifestación de la dermatitis atópica. La exposición al sol, los baños en piscinas o el contacto con jabones son factores precipitantes bien conocidos, pues todo ello produce xerosis (sequedad) de la piel, cuyas escamas hacen efecto “pantalla” que origina que sólo se broncee la piel sana, aumentando el contraste con las placas de pitiriasis alba, que no se broncean.

¿Cómo se manifiesta la pitiriasis alba?

Las lesiones se localizan en áreas expuestas al sol, predominantemente en cara y en regiones externas de extremidades superiores. Se caracterizan por manchas blanquecinas con falta de pigmentación. Habitualmente son múltiples y miden de 0.5 a 2 cms. siendo irregulares o redondeadas, de bordes difusos, con descamación fina superficial. Las lesiones son asintomáticas y pueden persistir meses o años, siendo más evidentes en épocas de exposición solar, por los motivos antes comentados.

¿Cómo se diagnostica la pitiriasis alba?

El diagnóstico de pitiriasis alba es fundamentalmente clínico, siendo suficiente la simple observación de las lesiones por el dermatólogo. Es importante saber distinguirla de otros trastornos similares que pueden aparecer en las mismas localizaciones, como por ejemplo la pitiriasis versicolor (que sí es una infección por un hongo), o el vitíligo. Por ello siempre es recomendable acudir a su dermatólogo, quien le realizará un diagnóstico preciso.

¿Cómo se trata la pitiriasis alba?

Aunque es una condición benigna, es frecuente que los pacientes demanden tratamiento debido a su aspecto inestético.

En Clínica Clemente le ayudaremos a llegar a un diagnóstico correcto, descartando otros trastornos similares que puedan requerir otros tratamientos, y le aconsejaremos sobre cuáles son las medidas más adecuadas para minimizar sus efectos, tratando la Pitiriasis Alba de la manera más correcta en función de su tipo de piel.

¿Llega a desaparecer la pitiriasis alba?

Las lesiones pueden persistir por meses o años, o bien ser recurrentes hasta la pubertad, edad en la cual se incrementa la secreción sebácea, minimizándose el problema. En Clínica Clemente le aconsejaremos sobre qué medidas realizar para prevenir su aparición.

acra



Suscríbete a nuestro blog

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter!

Introduce tu email:

Te has suscrito correctamente