Hiperhidrosis

Hiperhidrosis

¿Qué es la hiperhidrosis?

Se conoce como hiperhidrosis aquella situación en la cual se produce un exceso de sudoración superior al normal. La hiperhidrosis puede afectar a toda la superficie corporal o sólo estar localizada en axilas, palmas o plantas.

¿Cómo se manifiesta la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis puede llegar a ser muy molesta. Si se afectan las axilas puede manchar llamativamente la ropa e incluso desteñirla. El sudor en las manos es molesto para saludar y en ocasiones se dificultan tareas como la de la escritura. A nivel de los pies es frecuente el desarrollo de infecciones secundarias como la tiña pedis (pie de atleta) o el desarrollo de eczema.

Además, las implicaciones psicológicas para el paciente pueden llegar a ser graves, debido a la repercusión social que este problema puede acarrear.

¿Se cura la hiperhidrosis?

En la actualidad no se puede hablar de cura de la hiperhidrosis, sin embargo, existen varias medidas que pueden ayudar a reducirla. Además, desde hace unos años contamos con un tratamiento tremendamente efectivo para la hiperhidrosis, la infiltración con toxina botulínica. Con una sola sesión de pocos minutos conseguimos que el paciente esté sin sudar durante un periodo de 4 a 8 meses, con lo que hoy día se considera tratamiento de elección para la hiperhidrosis, sobre todo axilar.

¿Qué es la inyección de toxina botulínica?

 El tratamiento con toxina botulínica tipo A (“Botox”) ha supuesto una revolución en el tratamiento de la hiperhidrosis. Su efecto se debe a un bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas a nivel de la zona de inyección, y por tanto disminuye la producción de sudor ahí donde este fármaco se administra. La aplicación selectiva en las zonas con una sudoración mayor, permite poder actuar únicamente en las áreas que presentan más hiperhidrosis, y evitar así posibles efectos secundarios sistémicos o la aparición de hipersudoración compensatoria. Es un tratamiento muy efectivo cuando se aplica con una técnica correcta, utilizado sobre todo en el tratamiento de las hiperhidrosis de las axilas y de las palmas de las manos.

Se trata de un procedimiento que se realiza en consulta, en una sola sesión, que consigue parar la sudoración al 100% en prácticamente todos los pacientes. Se aplica mediante microinyecciones en la zona a tratar, tratamiento que dura unos 10-20 minutos y puede realizarse en la consulta del dermatólogo. En el caso de las axilas, no suele ser necesaria anestesia previa (o simplemente anestesia tópica); el paciente hace vida normal después del tratamiento. En el caso de las palmas de las manos, sí que suele ser necesario realizar un bloqueo anestésico a nivel de los nervios de la muñeca. El tratamiento debe repetirse cada 4-8 meses, ya que el efecto de la toxina botulínica es temporal. La disminución de sudor, prácticamente total, comienza a los pocos días tras el tratamiento. De esta forma, el paciente “se olvida” de su problema durante un periodo muy largo de tiempo. Habitualmente con 2 o a veces 3 sesiones al año se puede eliminar por completo este molesto problema. La aplicación de toxina botulínica para el tratamiento de la hiperhidrosis es un procedimiento que produce una elevada satisfacción en el paciente y permite mejorar de forma importante su calidad de vida.

En Clinica Clemente estamos realizando esta técnica desde hace varios años, consiguiendo excelentes resultados para nuestros pacientes. Además, el Dr. Clemente Ruiz de Almirón es el responsable de la Unidad de Hiperhidrosis del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, con lo que su experiencia en este campo es muy amplia.

PUEDE ENCONTRAR MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA ELIMINACIÓN DEL EXCESO DE SUDOR MEDIANTE TOXINA BOTULÍNICA AQUÍ

¿Cuáles son las medidas generales que pueden ayudar a reducir la sudoración?

En ocasiones es útil utilizar polvos de talco, especialmente en las hiperhidrosis moderadas localizadas a nivel de pies, pliegues submamarios y otros pliegues cutáneos. El lavado frecuente con jabones puede reducir las molestias producidas por la sudoración, pero los jabones pueden ser causa de dermatitis. Es aconsejable no utilizar el mismo calzado dos días seguidos, permitiendo que entre su uso pueda secarse bien la piel y plantillas, lo cual alarga su duración.

¿Cómo se deben de emplear los desodorantes?

Es aconsejable utilizar desodorantes bien en spray, barra o loción que estén compuestos a base de sales de aluminio. Estos desodorantes es mejor aplicarlos cuando la piel está bien seca después de una ducha más bien fría, especialmente antes de acostarse. Inicialmente deben utilizarse cada noche durante unas semanas y posteriormente sólo dos veces a la semana. Los productos más concentrados pueden ocasionar algo de irritación.

¿Cuáles son los tratamientos que pueden ayudar a disminuir la hiperhidrosis?

Existen varios tratamientos que pueden ayudar a reducir la sudoración, tanto por vía tópica como por vía sistémica. Algunos de ellos como la utilización de anticolinérgicos por vía oral pueden tener efectos secundarios como el desarrollo de visión borrosa, sequedad de boca y retención urinaria, por lo que en general no se deben usar sin supervisión médica. Además, en casos rebeldes existen tratamientos más nuevos como la iontoforesis, las inyecciones de toxina botulínica, o incluso el tratamiento quirúrgico.

En Clínica Clemente haremos un estudio detallado sobre cuál puede ser su problema, descartando enfermedades sistémicas que pudieran estar provocando su hiperhidrosis. Posteriormente le asesoraremos sobre cuál puede ser el tratamiento más adecuado en su caso y de cuáles son las opciones terapéuticas posibles.

¿Qué es la iontoforesis?

Se trata de hacer pasar una corriente eléctrica de bajo voltaje a través de la superficie cutánea, lo que provoca una reducción de la producción de sudor por parte de las glándulas sudoríparas. Inicialmente hay que realizar sesiones de una media hora con una frecuencia diaria durante varias semanas hasta que la sudoración se reduce. Posteriormente solo hay que utilizar el tratamiento una o dos veces a la semana. Existen aparatos que funcionan con pilas y que pueden ser de uso domiciliario.

¿Cómo es el tratamiento quirúrgico de la hiperhidrosis?

En casos de hiperhidrosis resistentes a todos los tratamientos puede plantearse la realización de un tratamiento quirúrgico que consiste en la extirpación de las glándulas sudoríparas o en la realización de una simpatectomía.

acra



Suscríbete a nuestro blog

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter!

Introduce tu email:

Te has suscrito correctamente